fuente: http://www.elpais.com

Mañana comienza con EL PAÍS una colección con el mejor cine de Woody Allen, el polifacético cineasta: director, guionista, actor. La serie -compuesta por 21 de sus películas- empieza con la entrega de Manhattan (1979) y Melinda y Melinda, dos DVD que podrá conseguir junto con el periódico por sólo 7,95 euros. El resto de entregas se podrá obtener con EL PAÍS cada viernes por 7,95 euros.

La noticia en otros webs

Así, semanalmente podrá conocer gran parte de la filmografía de Allen, considerado por el jurado del Premio Príncipe de Asturias en el año 2002 como “un hombre clave en el último tercio de la historia del cine”, y al que se le concedió el premio “porque su ejemplar independencia y su agudo sentido crítico lo perfilan como un ciudadano del mundo anclado en Nueva York”. Allen recibió el galardón con su peculiar sentido del humor, pensó que el hecho de que recayese en él era un error o la broma de algún funcionario despistado.

Verá sus inicios en comedias absurdas y disparatadas donde, como en La última noche de Boris Grushenko (1975), se suceden diálogos tipo: “Todos los hombres son mortales. Sócrates era mortal. Por tanto, todos los hombres son Sócrates. Lo que significa que todos los hombres son homosexuales”. De esa época también se incluyen El dormilón (1973), Bananas (1971), censurada en España en su momento por su contenido político -Allen interpreta al líder revolucionario de una imaginaria república suramericana-, y Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo (y nunca se atrevió a preguntar) (1972), estrenada en España con retraso, por la censura de nuevo. Podrá conocer también sus guiones e interpretaciones de sí mismo en películas como la muy premiada Annie Hall (1977), con cuatro oscars: al mejor guión original, mejor director, mejor película y mejor actriz principal (Diane Keaton); y Hanna y sus hermanas (1986), también galardonada con tres estatuillas de Hollywood: guión, actor secundario (Michael Caine) y actriz secundaria (Diane Wiest).

Forman también parte de la colección sus películas más de culto, Sombras y niebla (1992) e Interiores (1978), inspiradas en sus idolatrados cineastas europeos Fellini y Bergman. También verá al cineasta Allen con todas sus obsesiones y en su constante viaje entre la comedia y el drama, sus eternas dudas, risas e incertidumbres en Delitos y faltas (1989), con la culpa como gran protagonista, o Alice (1990), donde Mia Farrow es una excusa para tratar la personalidad femenina.

Zelig (1983) o La rosa púrpura de El Cairo (1985) son otros de los títulos de esta colección que le acercará al multifacético y premiado Allen.

Advertisements